Situación del arte musulman: Relaciones con el dibujo de línea

Este texto es sobre el arte musulmán y su relación con la abstracción. Mi reflexión alrededor de éste y como resuelve mis inquietudes en cuanto a una visión negativa que muchos tienen acerca de la expresión abstracta, especialmente cuando se trata del dibujo de línea, o cualquier expresión que pueda ser asociada con “lo ornamental” o lo “decorativo”.

Hace poco encontré en la biblioteca de la Universidad, el libro más completo que haya visto sobre el Arte Islámico; está en la sección de libros de referencia y hace parte de la colección ‘Arte de las grandes civilizaciones’ y el libro en específico se llama “El Islam y el Arte Musulmán” de Alexandre Papadopoulo. Es muy completo y también extenso. De aquello que he podido leer, tomé una serie de apuntes que me resolvieron muchas dudas sobre un tema en específico, de ese tema, escribí un texto anteriormente, que finalmente no publiqué porque pensé que no tenía mucho sentido.

Caráctula frontal de "El Islam y el arte musulmán"

Caráctula frontal de “El Islam y el arte musulmán”

Se trata de un texto donde manifiesto mi preocupación por la visión negativa (aunque no totalmente generalizada) hacia un tipo de dibujo (en el que entra el mío) que se describe como “ornamental” “arabesco” de “figurines” o “decorativo”. Todo mencionado con un desdén que siempre me ha inquietado, lo he escuchado de compañeros artistas y profesores así como de personas aleatorias. No entendía por qué estaba tan mal visto el arabesco y el “diseño de alfombra” y floral, etc, Y  por qué no podía ser bien visto como dibujo en su derecho propio. Una vez, un compañero mío, me preguntó a dónde quería llegar pintándome las manos y cuál era mi discurso detrás de eso, recuerdo que le respondí que era una expresión del inconsciente, que era “Poner sobre la piel, una serie de lineas que se convirtieran en un tejido de abstracciones y formas irregulares, que invitaran a apreciar el detalle” Ojalá lo hubiera dicho tan articulado como lo acabo de escribir. Luché para poder explicar lo que pensaba de mi dibujo en las manos.

En una de mis asesorías con Álvaro, le comenté esa preocupación que tenía con mis dibujos, que si realmente eran sólo una expresión estética y si tenía que encontrar la forma de “llevarla más allá” (aún no sé qué significa eso) y le mencioné el Mehndi y cómo a veces era visto sólo con fines decorativos, que tal vez tenía en común eso, ¿que tal vez lo que hago se trataba sólo de lo estético y ya? Álvaro me ha invitado a mirar el panoramas más amplio, pues muchas de las expresiones artísticas vistas como sólo estéticas o decorativas, tienen un trasfondo cultural y espiritual muy profundo, y hablamos del arte musulmán y la abstracción. De cómo todo iba más allá de que hicieran “mosaicos bonitos”. Se trata de toda una forma de liberarse de lo figurativo y expresar su fé dejando de lado, la sola representación, para abrir otras puertas más allá. La abstracción y el sincretismo de las formas los llevó a crear una expresión de arte superior. Y luego me invitó a investigar más y a ahondar en el tema de lo abstracto ¿por qué se da? ¿Cuál es el impulso de las formas artísticas que se basan en él?

Menciono esto, porque precisamente encontré el libro de Alexandre Papadopoulo, y en el primer capítulo llamado “La situación del arte Musulmán” ese era precisamente el tema que trataba.

Él se expresa sobre “…esa incomprensión del palurdo que al mirar una pintura se pregunta «¿Qué representa esto?»” “Hace tiempo que el arte moderno [citando] ha demostrado hasta la sociedad que lo cuenta, que no es el ‹tema› sino el arte mismo, es decir, el conjunto de formas y colores ‹en un cierto orden›, que nosotros llamamos el mundo autónomo de la obra”
El autor luego habla sobre los parámetros bajo los que se juzga generalmente una obra figurativa o representativa: ¿Cómo está representado o cuáles son las transformaciones que hace experimentar a las apariencias sensibles? o ¿cómo elabora un universo con ese lenguaje y esas convenciones?…  Que además se trata de construir un mundo propio cuyo ideal no sea copiar servilmente las apariencias de la naturaleza, eso lo dice en cuanto al arte figurativo y la visión desde el mundo actual. Pero también dice que partiendo de esa idea, el arte moderno comprendió también

“…que es perfectamente posible asimismo no imitar a la naturaleza en absoluto y que el ideal no es representar [la subrayada es mía] sino crear un nuevo universo dentro del espíritu propio del hombre.”
(Pág 22) “El Islam y el Arte Musulmán” Alexandre Papadopoulo

 De ese hilo deriva todo el arte abstracto, que para Papadopoulo, es más exactamente no figurativo porque “cualquier arte es en realidad abstracto”.

Ese es un buen punto partida para la siguiente idea, cosa que él conecta de una forma que no había pensado, que había sólo asumido pero nunca ahondado en ella: Dice que desde el siglo de la revolución del arte moderno, no ha bastado, para que los especialistas en el Arte musulmán (yo pienso que no solo los especialistas), se hayan percatado de que la estética de sus obras (las musulmanas) obedecen a los mismos ideales que el arte contemporáneo, que además se dio gracias a ese mismo razonar, el de la negación a imitar las apariencias sensibles, negación a aceptar a la mímesis como ideal del arte. Claro, la diferencia es que esa negativa viene de la religión, por la prohibición de imitar a los seres vivientes.

“Una revolución estética del arte musulmán, exactamente paralela a la historia del arte moderno, pero concebida ocho siglos antes” pág. 23 “El Islam y el Arte Musulmán” Alexandre Papadopoulo

Como ya dije, no lo había pensado de esa forma. Leer esto me solucionó muchas dudas, me hizo entender lo infundadas que son las críticas a esta forma de arte y a sus derivadas. Además me parece acertado como él explica que hay una incomprensión del Arte musulmán así como del arte moderno, porque está ese sentido peyorativo de una categoría de «Arte superficial que no alcanza la dignidad o la profundidad de la auténtica pintura» y en esa categoría entran la mayoría de las formas de abstracción en el arte, incluyendo al arte musulmán y sus “mosaicos bonitos”.

Finalmente, el autor de libro expresa cómo se le hace difícil creer que tras muchos años de arte abstracto, no se haya entendido que todos los artes musulmanes no figurativos agrupados bajo el término “arte arabesco”, tienen un origen  más amplio que él describe como:

“Que está en el vértigo del espíritu antes las posibilidades de la línea dialogando consigo misma y con las demás”

…Y que además no son artes menores, ni artes de la «ornamentación» como dicen por ahí, “Si no que al contrario, representan dos de las grandes líneas abiertas a la creación pura del espíritu por el lenguaje plástico, sea cual sea el soporte utilizado”.

Sé que cité mucho al autor, pero había cosas que no habría podido decir mejor que el señor Papadopoulo, a la final se trata de una reivindicación del arte musulmán en general, de aprender a mirar más allá de la estética bonita, o de lo “decorativo”, porque siempre hay un trasfondo más profundo que lo conecta todo.

Todo esto me ayuda, a poder verbalizar mejor cuando se trata de describir una expresión como ese dibujo de las manos, porque debo entender primero mi dibujo para, no sólo saber cómo explicarlo, sino saber qué hay más allá de las líneas. Cómo funciono a la hora del dibujo, cuál es ese motor, (que para los devotos de Islam es la fe) debe estar también en algún lugar impulsando lo que hago, aún no sé qué es. A veces pienso que tal vez lo que intento hacer, es monstrificar al mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s